jueves, 31 de marzo de 2011

Una experencia más.

Por Junio del 2010 decidí embarcarme en una nueva aventura, la que me llevó nada más y nada menos que  hasta la ciudad de Londres.
 Allí aprendí a convivir, aprendí a valorar todo lo que tenía y que tanto echaba de menos de España.
Dicha experiencia  me hizo abrir los ojos, ver más allá de la realidad y más allá de lo que no veía. 
Gracias a ella empezé a valorar lo que tenía de una manera muy distinta a la forma en que lo hacía meses antes. 
No fue un viaje individual sino colectivo, lo realizé de la mano de aquella la cual creí durante mucho tiempo que no era mi amiga, es verdad que me hizo bastante daño, me dejó de lado, inconscientemente lo sé.
Ella me apartó de esa aventura, soy consciente que no quizo que fuese así, pero no sé si fueron sus sentimientos o la manera en la que conviviamos,esa situación  nos sirvió para conocernos y para llegar a saber el más minimo detalle de cada uno de nosotros tanto de ella como de mí. LLoré tanto como reí a su lado, es verdad lo que se suele decir, que con el tiempo solo recuerdas los buenos momentos vividos.
Después de semanas allí, llegó el momento de volver, un día el cual no olvidaré, me desperté soñando que ya llegaba... soñando que abrazaba a mi familia, que veía a aquellos a los que tanto echaba de menos, a mis amigos. 
Después de una hora de retraso, una hora que fue interminable para todos al fin llegó, el avión llegó.
Una vez que llegamos aquí fue decir un ''hasta luego'' en el aeropuerto y hasta casi 4 meses después no nos volvimos a dirigir la palabra. 
Me defraudó, Sí, durante todos y cada uno de los días que conviví a su lado por diferentes razones, aunque no niego que yo también pudiese defraudarla a ella, pero fuí lo suficiente maduro como para recordar que fuimos lo suficientemente fuertes como para aguantar semanas juntos a miles de kilómetros en una misma situación y en la que ella dependía de mí tanto como yo de ella.
Recordé cada detalle vivido a su lado, cada momento y cada risa recíproca que vivimos juntos y tube el valor de enfrentarme a ello y olvidar todo lo malo que hubiese podido pasar entre nosotros, hice bien no me arrepentiré jamás y por una vez y digo una vez porque pocas veces lo hago si no es porque esa persona me interesa me bajé del burro, dejé atrás mi orgulloso y pensé en ella en lo que siempre habia significado para mi y el porqué tenía que dejar de serlo y fue cuando decidí enviarle un mensaje expresando lo que sentía, como lo habia vivido y lo mal que me habia sentido tras ello.
Poco a poco pudo volver todo a la normalidad, no quiero volver a pasar por lo que un día pasé y tampoco quiero jamás volver a estar como lo estube con tigo durante un cierto tiempo...
Eres tan necesaria en mi día a día como el saber caminar y el poder hablar.
Soy feliz y me siento orgulloso de tenerte como amiga,cada momento juntos a ti es una nueva historia para recordar.

TEQUIERO.

Aquello fue inolvidable sí, pero en todos los sentidos que abarca dicha palabra.
''Lo importante no es lo que recuerdes sobre lo vivido,sino la intensidad en la que viviste ese momento''.

No hay comentarios:

Publicar un comentario